Patricia Grela

Educadora social desempleada, nunca parada. Ecofeminista comprometida con la educación, los derechos sociales, el desarrollo rural y la soberanía alimentaria. Mis primeros pasos me llevaron a la educación para el desarrollo y a realizar labores de sensibilización en el ámbito del Comercio Justo. He trabajado con personas mayores y personas con dificultades sociales en el ámbito del ocio y la intervención a través de escuelas de familias y centros de mediación social.

Inicié mi vida política a través de las movilizaciones del Nunca Máis y el No a la Guerra, participé en el 15M y empecé en Podemos desde sus inicios por su potencial como herramienta de empoderamiento y participación ciudadana. Actualmente pertenezco al Consejo Ciudadano Autonómico de Galicia donde he trabajado por los derechos sociales y he apostado firmemente por la confluencia de En Marea.

Paralelamente, sigo participando en diversas organizaciones y movimientos sociales que luchan por la mejora de la vida de las personas y por los DD.HH.

La evolución de Podemos desde el manifiesto Mover Ficha, donde se nos animaba a convertir nuestra indignación en cambio político, ha sido meteórico. Nadie podía imaginar llegar hasta donde estamos hoy, sin embargo, muchas de las cosas que nos trajeron a este movimiento se han quedado por el camino. Tenemos la oportunidad de repensar qué queremos ser y cómo queremos lograrlo.

Siempre he tenido muy claro que los cambios no se logran en clave electoral, sino creando una fuerza social que empuje y refuerce la labor en las instituciones. Necesitamos convertirnos en un movimiento que no tenga miedo a evolucionar; que sea capaz de mezclarse con otras fuerzas, tanto políticas como sociales, con las que compartimos luchas y objetivos y; sobretodo, que no tenga que pedir permiso al establishment para crear una alternativa al neoliberalismo y al régimen actual.

Estamos aquí para ser una fuerza de cambio real, para repensarlo todo y esto solo se logra con valentía y convicción.

X